Enver llora de impotencia, se acuerda cuando Sirin era una niña inocente

Ceyda  llama a Raif: “Ven aquí corre.

En Mujer, la serie… Ceyda  llama a Raif: “Ven aquí corre. ¿Cómo podré pagárselo, Han pensado como ayudarme para que me quedara con Arda? Han buscado la manera de hacer que no me separen de mi hijo”.

Fazilet le dice: “Mañana nos encargaremos del papeleo. Tú dedícate a arreglar la situación con el padre de Arda. Le daremos el dinero y luego todo irá maravillosamente”.

“No cogeré el dinero. No hace falta. Ya se ha encargado Kismet de arreglarlo. No sé muy bien cómo, pero Dursum ha firmado los papeles sin pedir una sola lira. Arda se queda conmigo. Me siento muy afortunada porque los dos han pensado en mí. ¿Saben que es lo mejor del mundo? Tener a una persona que  piensa en ti. Yo he estado sola casi toda la vida. ”

Ceyda se abraza a Fazilet y a Raif, está muy contenta.

Sirin compra ropa y unas gafas de sol para que nadie la conozca. Llega de nuevo al barrio y sube hasta su piso, pero se encuentra con Bahar y se esconde en una esquina. Yusuf la descubre. Por fin consigue llevar a su casa para coger el dinero que tenía escondido, pero Enver lo ha movido de sitio y no lo encuentra.

Enver aparece por sorpresa en el piso y Sirin tiene que esconderse. Ha estado a punto de descubrirla. Sirin descontrolada sigue buscando su dinero.

Yusuf sr dirige a ver a su hijo a la cafetería: “¿Por qué estabais buscando a Sirin?”

Arif no quiere contarle lo que ha hecho Sirin, pero Yusuf le dice que Sirin ha vuelto: “Acabo de ver como se metía en el portal. Tenía una capucha y se ocultaba con la ropa”.

Arif sale corriendo y llama a Bahar para avisarla. Bahar llama a Enver y le dice que Sirin está dentro. Arif llega y junto a un amigo suben al piso de Enver. Todo está destrozado y revuelto y Sirin ha desaparecido.

Bahar y Arif se han quedado solos. Arif le dice que va a volver a la universidad para terminar su carrera: “Alguien a quien quiero mucho tuvo un deseo y quiero que se haga realidad”. Bahar se abraza a Arif: “Que feliz me haces”.

Bahar se reúne con Fazilet para seguir con el libro sobre su vida. Bahar le cuenta que Sirin asesinó a Sarp: “Sirin me quitó a Sarp”.

Bahar acompaña a Fazilet a ver los diseños de la portada para su libro. Bahar elige una y se emociona. Fazilet le dice que ella solo ha sido la correctora del libro, todo lo ha escrito  ella. Bahar ha escrito el libro: “Es su vida, son dudas, frases, sus sentimientos”.

Bahar y Fazilet están celebrando el éxito del libro y van a por unas copas para brindar. En ese momento suena un golpe y es Raif que está de bruces en el suelo.

Lo levantan entre las dos mujeres y Ceyda llega corriendo para ayudarle. Raif no quiere que lo levanten, está medio arrodillado: “Perdóname, ya no puedo arrodillarme más. ¿Quieres casarte conmigo?”, le extiende un anillo y Ceyda se abraza a él.

Todos ríen, Fazilet está muy contenta y Bahar está disfrutando con la escena.

Ceyda no suelta a Raif, su abrazo es eterno.

Arif está con los niños en una hamburguesería. Satilmis le dice a Doruk: “Arif es muy divertido, ojalá fuera mi padre”. “No. Arif va a ser mi padre y de nadie más” le contesta Doruk.

Arif lo ha escuchado todo, Nisan le sonríe cómplice y el joven se siente muy feliz.

Sirin llama por teléfono a Enver: “Tienes que ayudarme, papá, por favor. Estoy muy mal, ya no lo soporto más. Quiero irme de esta ciudad para empezar una nueva vida, quiero tener otra oportunidad. No lo conseguiré sin tu ayuda, solo soy incapaz de hacer nada. No tengo a nadie aparte de ti”.

“Si me traes mi dinero me marcharé”, Sirin está desesperada y enloquecida.

Enver accede a llevarle el dinero. Sirin le dice la dirección donde se encuentra.

Enver se encuentra con Ceyda y le miente, le dice que va a tomar el aire. Enver se acuerda del juramento que le hizo a Hatice antes de morir: “Cuidarás de Sirin siempre”. Lo tiene metido en su cabeza y se dirige al lugar donde se encuentra su hija.

Enver llega a la pensión y Sirin se abraza a él. Sirin le pide el dinero, pero Enver le dice: “Te daré el dinero cuando me lo cuentes todo. Quiero que sepas que siempre serás mi hija. ¿Mataste a Sarp?”

“Claro que lo maté. Tenía que hacerlo. Él moriría plácidamente  y pensarían que había sido un error médico. Por eso le cerré el gotero”.

Enver está al borde del colapso. Sirin sigue su relato: “Quería que sufriera Bahar, ella me arruinó la vida. Me quitó a Sarp a mamá y a ti. He perdido todo por culpa de Bahar”.

Enver le contesta: “Sé que odias a Bahar, pero intentaste matar a Doruk, es un niño ¿Querías que muriera?

Sirin contesta: “Sí, también. Tu piénsalo, papá, no podría haber otra cosa más horrible para Bahar. Eso la hundiría en la miseria. Piensa en la cantidad de dolor que sentiría viendo el cuerpo de Doruk reventado sobre la acera y yo conseguiría la venganza que he buscado siempre. Todo fue una señal, solo he seguido las señales”.

Sirin está desencajada. Su mente está a punto de estallar.  Enver no da crédito a lo que está escuchando, está en shock. Sirin se abraza de nuevo a Enver que se ha quedado sin palabras.

“Procura cuidarte mucho y no olvides nunca lo mucho que te quiere tu padre”. Sirin se despide y sale de la pensión. Pero todo es distinto a como pensaba Sirin.

La policía la está esperando en la puerta, la detienen por el asesinato de Sarp y el intento de matar a Doruk.

Enver dio aviso a Arif y Kismet y junto a la policía prepararon todo para escuchar la confesión de Sirin.

Kismet y Cem se marchan juntos una nueva vida les espera.

Sirin se vuelve gritando: “Mamá te dijo que me protegieras, tienes que hacer lo que te dijo”. Enver llora de impotencia, se acuerda cuando Sirin era una niña, se está volviendo loco. Su vida ya no vale nada.

Haz clic aquí para ver más fotos

No te pierdas ninguna novedad sobre Mujer, la serie y síguenos en Facebook (haz clic aquí), Twitter (haz clic aquí) y suscríbete a las notificaciones de esta web para enterarte de las novedades más importantes totalmente gratis.